Día del testimonio

El 4 de mayo se conmemora la primera aparición pública de Mario Rodríguez Cobos, argentino, Mendocino.

Ya pasaron 52 años de ese convulsionado año 1969 en el que “Silo” eligió como el lanzamiento de aquello que se expandirá por todo el mundo. Ese personaje raro, con esa propuesta rara, polémica, que luego se convertirá en el Nuevo Humanismo.

Unos pequeños grupos de estudio que hasta ese momento se organizaban, en Argentina y Chile, alrededor de los escritos de Silo, se fue expandiendo a partir de ese año, y hasta el día de hoy no para.

El Movimiento Humanista, La Comunidad, el Partido Humanista, Mundo sin Guerras, Centro Mundial de Estudios Humanistas, Convergencia de las Culturas, El Mensaje de Silo, son algunas de las expresiones organizadas (o desorganizadas) que surgen a partir de esta arenga pública, en el medio de la montaña, en la Cordillera de los Andes.

Esta arenga, llamada “La curación del sufrimiento” abre paso a una propuesta; revolucionaria pero no violenta, espiritual pero no religiosa, novedosa pero conocida. Orienta un camino diferente de participación, una alternativa para esa época en que la violencia parecía ser la única respuesta válida.

Esa búsqueda constante por el desarrollo del conocimiento, la superación del nivel de conciencia humana, la construcción permanente del cambios social y político sin lo cual no hay cambio real ni desarrollo de conciencia alguna. Del trabajo personal al trabajo social sin diferenciación, porque todo es UNO. Han sido el ADN de la doctrina siloista.

Ese ADN que se convirtió en mí ADN. Eso que cambio mi vida, mi perspectiva, esto que despertó mi amor por esta especie tan maravillosa que es el Ser Humano. Esto que me convirtió en profundamente religioso si ser religioso, profundamente revolucionario tratando de no ser violento. Esto que convirtió a las montañas en mi templo espiritual más grande que existe. Merece este testimonio, testimonio de mi profundo amor por este personaje polémico, difícil de comprender pero que vale la pena intentarlo. Tu huella por este mundo va a teñir lentamente el futuro de la humanidad sin dudas.  

Leo Blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: